Testimonios Térraba

Senderos de Paz logo colores corregido web

transformación personal con efecto global

1910451_908771995886765_7079287817422962811_n

Natalia Moreno participó en la construcción del Sendero de Paz Térraba como voluntaria de AIESEC durante los meses de febrero y marzo de 2017.

“Soy Natalia. Soy de Argentina. Llegué acá la verdad sin saber muy bien qué era lo que iba a hacer. Sabía que iba a aportar un poco para la vida de esta gente en Térraba, pero la verdad no sabía que también el proyecto consistía en conocerme un poco a mí misma, saber quién soy.

Entonces eh, nunca había meditado, nunca había hecho eso. La primera vez me costó un montón pero estos días era como… cada vez que recorríamos los laberintos o íbamos armándolos, cada vez me iba dando cuenta más de quién soy yo. No sabía que podía tener tanta paz adentro. No sabía que existía en mí, prácticamente.

Nunca me había pasado de que, estar días sin pensar en nada. Sentarme y que por mi cabeza no pasase nada. Levantarme, sentir el ruido de los pájaros, cantar, sentir el olor a café de Paulino que nos esperaba en el desayuno… el sol brillar.

Es un lugar totalmente mágico, uno se siente perdido en la naturaleza, no sabe dónde está, pero al mismo tiempo se reencuentra con uno mismo. La verdad que me voy… creo que voy hecha una persona totalmente diferente. Me pasa con la gente que hablo que hasta ellos notan el cambio en mi voz… no sé, creo que me voy completa, me voy feliz. Hacía mucho tiempo que no me sentía así, tan plena, tan llena conmigo misma.

Así que, la verdad estoy muy feliz, tanto con la organización, con Paulino, con Fidelia; nos han hecho sentir como si estuviésemos en nuestra propia casa pero en otro país, en otro lugar, con otras condiciones, pero sin embargo uno se seguía sintiendo como si estuviese en casa.”