Científicos muestran cómo los pensamientos provocan cambios moleculares en tus génes

Genes-memoria-recuerdos-640x300
En yoga para el alma utilizamos el estado de consciencia plena para hacer elecciones e intencionar. También utilizamos la biocomunicación para pedirle a nuestras células cambios específicos que nos ayuden a recuperar el estado de balance integral perdido. Así mismo, al final de cada práctica grabamos el resultado en la memoria celular, en el núcleo de cada célula. Hemos hecho esto durante más de 30 años y a muchas personas les ha parecido una pretensión exagerada.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por investigadores de Wisconsin, España y Francia reporta la primera evidencia científica de la aparición de cambios moleculares específicos en el cuerpo después de un período de 8tan solo 8 horas de práctica intensiva de mindfulness o Atención Plena.

 

Meditación y cambio en los genes:

Un estudio reciente investigó los efectos de tan solo un día de práctica intensiva de mindfulness en un grupo de meditadores experimentados, en comparación con un grupo de control de sujetos no entrenados que practicaron actividades tranquilas no meditativas.Después de ocho horas de práctica de mindfulness, los meditadores mostraron una gama de diferencias genéticas y moleculares, incluyendo niveles alterados de la maquinaria de regulación génica y la reducción de los niveles de genes pro-inflamatorios, que a su vez se correlacionaban con una recuperación física más rápida luego de una situación estresante.

“Según nuestro conocimiento, este es el primer trabajo que muestra alteraciones rápidas en la expresión genética de sujetos asociados a la práctica de la meditación mindfulness”, dice el autor del estudio Richard J. Davidson, fundador del Centro para la Investigación de Mentes Saludables y profesor de psicología y psiquiatría en el William James and Vilas, de la Universidad de Wisconsin-Madison.

“Lo más interesante es que los cambios se observaron en los genes que son los objetivos actuales de los fármacos anti-inflamatorios y analgésicos”, dice Perla Kaliman, el primer autor del artículo e investigador en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, ​​España (IIBB-CSIC -IDIBAPS), donde se llevaron a cabo los análisis moleculares. El estudio fue publicado en el Periódico Psychoneuroendocrinology.

Los biólogos han sospechado durante años que algún tipo de herencia epigenética ocurre a nivel celular. Los diferentes tipos de células de nuestro cuerpo son un ejemplo. Las células de la piel y las células del cerebro tienen diferentes formas y funciones, a pesar de tener exactamente el mismo ADN. Debe haber mecanismos – que no sean del ADN – que se encargan de que las células de la piel permanezcan siendo células de la piel cuando se dividen.

Tal vez resulte sorprendente, dicen los investigadores, que no hubo diferencias en los genes probados entre los dos grupos de personas en el inicio del estudio. Los efectos observados se vieron sólo en los meditadores luego de la práctica de mindfulness. Además, varios otros genes modificadores del ADN no mostraron diferencias entre los grupos, lo que sugiere que la práctica de mindfulness ha afectado específicamente a ciertas vías de regulación.

El resultado clave es que los meditadores experimentaron cambios genéticos luego de la práctica de mindfulness que no se observaron en el grupo que no meditó, después de otras actividades silenciosas – un resultado que proporciona la prueba del principio de que práctica de mindfulness puede conducir a alteraciones epigenéticas del genoma.

La nueva ciencia de la epigenética promete que cada persona en el planeta tiene la oportunidad de convertirse en lo que realmente es, con un poder inimaginable y la capacidad de operar a partir desde alli,  incluyendo la curación de nuestros cuerpos de nuestra cultura, y de vivir en paz.

fuente: hoymedito.com

Comments are closed.