Meditación para niños. Los padres recurren a las prácticas de meditación para ayudar a los niños a permanecer tranquilos

Little girl meditating

Little girl meditating

A medida que más adultos recurren a las prácticas de meditación de consciencia plena y yoga para combatir el síndrome del estrés, con consecuencias cada vez más perjudiciales en nuestras propias vidas, también en muchas partes se están experimentando estas prácticas alternativas para enseñar a los niños a relajarse.

Desafortunadamente los pequeños no son inmunes a los efectos perjudiciales del estrés, pero pueden beneficiarse de estas prácticas para su alivio, que tienen por objeto calmar la mente y liberar la tensión física.

El padre de familia de Boston, Andre Kelly, dijo a ABC News que practica la meditación de consciencia plena con su hijo de 10 años, Hayden, todas las mañanas antes de ir a la escuela. La enseñanza de la meditación a los niños puede ayudar mucho a aumentar la conciencia y controlar sus estados de ánimo, esto de e acuerdo con Kelly, quien inició un programa de meditación para los niños que se llama Boston Buda, para llevar programas de meditación a las escuelas primarias.

“El momento mágico en el que entienden la meditación es cuando quedan enganchados sin que se den cuenta. Esa es su oportunidad de controlar su impulsividad “, dijo Kelly. “Les ayuda a detenerse a sí mismos  para dejar de hacer cosas como saltar en el sofá o golpear a su hermano menor”.

Mindfulness – la conciencia enfocada en el momento presente, generalmente cultivada a través de una práctica de meditación – puede ayudar a frenar la impulsividad de los niños, y la investigación también ha demostrado que los programas de mindfulness escolar son eficaces para reducir los síntomas de depresión y ansiedad entre los adolescentes.

Con un creciente grupo de investigadores que apoyan a través de sus trabajos científicos los beneficios para la salud del entrenamiento en meditación de atención plena, durante los últimos años, los defensores de esta práctica han estado esperando ver que estos programas lleguen a ser más prominentes en los currículos de las escuelas. En un blog de 2010, Susan Kaiser, autor de The Mindful Child, argumentó nada menos que se podría generar una “revolución consciente en la educación”, afirmando que los programas de meditación y yoga pueden ayudar a los niños en el desarrollo de los buenos hábitos que ayudarán a hacerlos más felices y más compasivos.

“La meditación de conciencia plena es un refinado proceso de atención que permite a los niños ver el mundo a través de un lente de atención, equilibrio y compasión”, escribió Kaiser en 2011. “Cuando los niños aprenden a mirar al mundo con atención, equilibrio y compasión pronto aprenden a estar en el mundo con atención, equilibrio y compasión”.

Sin embargo, algunos padres no están completamente convencidos  todavía. El programa de mindfulness de la escuela primaria de Ohio fue cerrado recientemente debido a las quejas de los padres sobre los lazos de la práctica con las religiones orientales, y una demanda fue a juicio por darse clases de yoga en Encinitas Union School District en California. Los padres que sentían que el programa de Ashtanga Yoga de las escuelas era inherentemente religioso por naturaleza están demandando a la escuela por violaciones de los derechos civiles.

Sin embargo, los beneficios para la salud de la meditación de atención plena para los adultos son de gran alcance, y muchos de estos beneficios positivos pueden extenderse a los niños practicantes también. La investigación ha relacionado la práctica de cultivar una conciencia no juiciosa del momento presente con niveles más bajos de la hormona del estrés cortisol, una mayor estabilidad emocional y una mejor calidad del sueño, un mayor sentimiento de compasión y un mayor éxito logrando metas de pérdida de peso entre otras ventajas .

Los beneficios educativos de las prácticas de relajación son también significativos: la meditación Mindfulness puede mejorar el enfoque y aumentar los buenos resultados en las pruebas. Un estudio de la Universidad de California publicado este año encontró que los estudiantes de pregrado que participaron en un programa de entrenamiento de meditación de dos semanas demostraron mayor memoria de trabajo y mejores puntuaciones de comprensión de lectura en el GRE.

Algunos padres también han encontrado que manteniendo sus propias prácticas de meditación puede ayudarles a ser más paciente, las madres y los padres son más compasivos.

“Tomar el tiempo para respirar y recordar que mi objetivo es ser amable en todas mis interacciones, incluyendo con mi niña, me ayuda a mostrar más paciencia en lugar de simplemente estar inmediatamente molesta”, escribe la madre y CT Moms Editor Michelle Noehren escribe sobre HuffPost Padres. “Como una consecuencia maravillosa, ya no grito”.

Los padres interesados en practicar la meditación con sus hijos pueden comenzar con algunos consejos básicos para enseñar a los niños las prácticas de la meditación – y probar un ejercicio de conciencia de momento presente y “respirar desde el vientre”.

Y para los niños estresados que tienen dificultades para sentarse y estar quietos, la actividad física también puede tener un efecto calmante. Un reciente estudio europeo encontró que los niveles más altos de actividad física en los niños se asociaron con menor reactividad al estrés.

Tomado y en traducción libre de http://www.huffingtonpost.com/2013/05/23/meditation-for-kids_n_3318721.html

Comments are closed.