Indígenas Térraba de Costa Rica recuerdan a Letizia Ortiz como “muy solidaria”

Letizia Ortiz

Letizia Ortiz (c.arriba), hoy reina de España, con la familia de Paulino Nájera (d. arriba). EFE

Reseña del Diario El País, el 31 de julio del 2017

Térraba (Costa Rica), 29 jul (EFE).- Los indígenas Térraba, que habitan en el suroeste de Costa Rica, todavía recuerdan la actitud solidaria de Letizia Ortiz, hoy reina de España, cuando les visitó en julio de 2003.

Paulino Nájera, quien sirvió de guía por la zona a la entonces periodista, declara a EFE que para él “es una excelente mujer con un noble corazón. Estuvo cuatro días aquí y tuvimos la dicha de verla actuar en situaciones difíciles”.

Como ejemplo relata “una situación bastante complicada que pasamos con una fuerte lluvia. Ella no dudó en bajarse del carro y ayudar a unas personas que luchaban contra el agua y el barro. No quiso dejar a nadie colgado y no le importó tirarse al lodo en medio de la lluvia para ayudar. Ahí descubrí que es una gran persona”.

De igual forma se manifiesta también a EFE Marina, artesana que vive en Boruca, a pocos kilómetros de Térraba, que recuerda que le compró “un regalito, un abrecartas hecho de madera de pejibaye (planta parecida a la palmera, muy espinosa)” y que jugó con sus numerosos nietos.

“Estuvo muy cariñosa con los niños y habló un poco de que era periodista y que por eso había venido a Costa Rica a conocer las comunidades indígenas”, dice.

Marina añade con mucho entusiasmo: “¡aaaaayyyyy cuando vimos que se iba a casar con el príncipe español no nos lo podíamos creer!. Habíamos estado con la que se iba a convertir después en reina de España”.

Relata Marina que espera que “ella se acuerde de los inditos que visitó porque mucha gente viene aquí y ya no vuelve”.

Paulino Nájera, que en la actualidad es guía de turismo y trabaja en la protección y conservación de los recursos naturales, señala el “domingo 6 de julio del 2003″, como la fecha en que conoció a Letizia”.

“Fui el chófer y el guía de la joven. Visitamos algunos grupos étnicos del cantón de Buenos Aires, las esferas Diquís y a algunas artesanas de Boruca. Recorrió senderos de plantas medicinales y se interesó por el proyecto turístico que yo soñaba”, cuenta Nájera.

Letizia Ortiz2Fidelia Rivera, quien en 2003 cocinó varios platillos a la periodista Letizia Ortiz, actual reina de España. EFE

Fidelia Rivera, esposa de Paulino Nájera, era la encargada de cocinar para Letizia Ortiz, que, según la cocinera, no sólo le gustaba mucho la comida sino que solicitó alguna que otra receta.

“El pollo con fríjoles, arroz, papas, plátano y la ensalada de repollo con tomates, eran de sus favoritos. Y en alguna ocasión me pidió repetir”, según Fidelia.

Paulino vuelve a su historia: “invité a Letizia a visitar la zona donde pensaba construir un albergue de montaña y quería su opinión. Estaba buscando personas de todo el mundo para que opinaran sobre el asunto. Somos una zona indígena de difícil acceso y yo quería aventurarme al tema del turismo. Entre esas personas tuve la suerte y la dicha de toparme a Letizia en su momento y accedió a la invitación”.

“Mi sueño -que se hizo realidad con el Rincón Ecológico Térraba– era construir un albergue de montaña y hoy, poco a poco, ha dado frutos. Hemos ido creciendo, nos visitan personas de todo el mundo. Estamos muy felices”.

“Todo esto nos lo regaló la Naturaleza. Conocer personas de todo el mundo. Es de mucha valía dar las manos a los compañeros. Necesitamos sonreír más y, como decimos en Costa Rica, “¡Pura Vida!” y bienvenido”.

Paulino quiere contar una anécdota: “un día Letizia estaba triste y yo creía que estaba enferma, pero me dijo que no con la cabeza. Estaba enamorada aunque pensaba que su amor era difícil”.

“Le relaté que en nuestra comunidad, se acostumbra a poner en la cuna de los recién nacidos semillas de unos árboles que conocemos aquí como nenes (especie de árbol de Poro) porque, tradicionalmente, se cree que dan buena suerte, por lo que le regalé seis o siete de estas semillas, con las que también hacemos collares y pulseras”.

La futura reina de España se fue “y al cabo de semanas me avisaron para que pusiéramos la televisión y allí apareció Letizia con el príncipe de España que pedía su mano”.

“¡Oiga!… puede ser una casualidad”, finaliza sonriendo Paulino Nájera. EFE

 

Comments are closed.